lunes, 8 de febrero de 2010

EL TRANVÍA EXPULSA DE LEÓN A LOS TRENES DE VÍA MÉTRICA


En León se puede consumar la gran chapuza. La moda del tren-tram va a expulsar a los trenes convencionales de la ciudad y para subirse a un tren regional habrá que viajar al menos diez kilómetros hacia fuera de León en el tranvía. Ni en Transcantábrico ni el tren diario hacia León volverán a entrar a la ciudad. Seguramente que los trenes que vengan de Cistierna y Guardo van a sufrir el mismo problema.

El tren-tram se vende como la gran modernidad pero hasta ahora los resultados son pésimos y en la línea Alicante-Benidorm se tardan ahora 10 minutos más que hace 30 años y encima con menos paradas. Increible pero cierto.

Para que León tenga un tranvía tendrá que echar fuera a los trenes de siempre. Se pretende convencer a la opinión pública de que lo mejor es que no haya barreras y el tranvía se integre en la trama urbana, con los mismos tópicos de siempre. Menos mal que en el otro extremo de la línea, en Bilbao, se continúa con una línea de cercanías convencional que es mucho más rápida y segura.

El tren-tram ha llegado para acabar con muchos ferrocarriles y es todo un peligro, ya que por su plataforma no pueden circular unidades convencionales. Detrás de esta moda está el interés de las constructoras y nada más.

Desde este blog me manifiesto contra los híbridos imposibles y antiferroviarios. El tranvía en la ciduad y el tren en las cercanías. No es normal pasar 70 minutos en un tranvía...

Ojo porque ahora resulta que el tren estorba cuando resulta que las ciudades han ido arrimándose a las estaciones y a las vías para luego decir que molesta...

1 comentario:

Equipo Texeo - RevistaMonsacro dijo...

os hemos hecho esta reseña

http://www.arqueologiaypatrimonioindustrial.com/2010/04/contra-las-chapuzas-ferroviarias.html