domingo, 7 de agosto de 2011

EVITANDO LOS ATASCOS DE BURDEOS

Vive la rocade bordelaise (si on peut l'éviter)

Ya he escrito anteriormente sobre los intolerables atascos de la capital mundial del vino, cuya circunvalación, llamada Rocade, es toda una trampa para los que proceden de Irún y se dirigen hacia París o Lyón.

Basaré este artículo en mi experiencia personal y sugiero que se pongan a prueba las recomendaciones. Los amantes de navegadores y Gps mejor deberían dejar de leer ahora mismo.

Si circulamos destino París encontraremos a la entrada de Burdeos las opciones de dirección París o bien Aeropuerto de Merignac. Pues bien, hay que llevar la contraria a las indicaciones y seguir hacia Merignac para luego tranquilamente continuar hasta París, con un ligero incremento de kilometraje pero con mucho menos tráfico. La circunvalación es redonda y así iremos por el Oeste en vez de por el Este. Hay que contar con que nos quitamos de en medio a todos los que van por el camino marcado y optaremos por una ruta pensada para estar menos saturada.

Si venimos de París hasta Irún, también haremos caso omiso a los paneles que nos mandan hacia San Sebastián y Bayona, escogiendo la dirección Toulouse, casi justo a la entrada de la Rocade. Así viajaremos por el Este y ocurrirá que todos los que viajan con nuestro mismo destino se vayan por otro lado.

Ojo porque hay días en los que milagrosamente se pasa Burdeos de maravilla, pero esos son los menos y hay que tener cuidadín con los límites de velocidad, aunque lo más probable sea que a los infractores extranjeros no les pase nada.

Finalmente pasamos al truco para entendidos. Cobardes abstenerse.

Si vamos hacia París y el tramo entre Bayona y Burdeos comienza a saturarse a lo bestia, con paradas intermitentes y atascos kilométricos, tendremos que coger la salida hacia Belin-Beliet. Se trata de un itinerario alternativo muy bien señalizado, con buen trazado y unos cuantos bares para parar e incluso supermercados a mano. Esta ruta es conocida por mucha gente de la zona y hay tráfico abundante pero fluido. La carretera desemboca a la altura del área de servicio de Cestas, que es algo así como un lugar con vida propia en el que siempre hay gente. No obstante, si queremos continuar con la chulería porque sabemos que hay atasco para rato, se puede seguir todo de frente hacia Pessac, cruzando el pueblo y llegando a la circunvalación. En caso de atasco extremo siempre nos queda la posibilidad de ir al centro de la ciudad y salir por el otro extremo, lo que no es tan complicado porque está bien indicado; lleva tiempo pero puede compensar.

El que viene de París para Irún puede ver claramente si la famosa salida 15 hacia Irún está saturada y el atasco se extiende hacia el infinito. Entonces tomará la salida 16 con destino Pessac y seguirá siempre de frente destino Le Barp y Belin-Beliet. A partir de ahí se puede enlazar con la autopista en varios sitios, pero me encanta ir hasta el final. Si la autopista tiene más atasco aún se toma la salida hacia Pissos y luego se sigue a Mont de Marsan dando cierto rodeo en el que por lo menos uno circula y no se queda pillado.

El viaje Irún-Burdeos es ahora más lento que hace veinte años, con la velocidad limitada a 110 en interminables rectas y curiosamente a 130 en los curvados trayectos de los tramos de peaje.

Por lo visto la autovía tendrá tres carriles por sentido dentro de algún tiempo pero será de peaje y la nueva variante de Burdeos esperará décadas o incluso siglos antes de hacerse realidad.

1 comentario:

Toni dijo...

No entiendo lo que explicas para cuando se va hacia Irún. Dices que hay que escoger la dirección Toulouse, casi justo a la entrada de la Rocade. Eso ¿quiere decir que viniendo de Paris si coges la dirección San Sebastán-Bayona te meten por el lado oeste de la rocade? .

Si lo he entendido bien quieres decir que dirección París la parte oeste de la rocade son algunos kilómetros más pero con menos tráfico y que viniendo de Paris al revés, la parte este de la rocade tiene menos tráfico.