viernes, 13 de marzo de 2009

LAS TRES TARIFAS CHOLLO DE RENFE

Menos mal que los de Renfe se han puesto las pilas y ya existen tarifas atractivas para ciertos recorridos y horarios en función de nuestras necesidades y posibilidades. No se llega a los precios tan rebajados como en los ferrocarriles franceses pero algo es algo.

El 40% de descuento lo podemos obtener con la tarifa estrella, reservando con una antelación de 7 días y curiosamente en muchos trenes el día anterior.

El 50% se pilla reservando con 24 o menos horas de antelación, lo que no resulta muy recomendable si se trata de viernes o domingos o de trenes muy demandados que suelen circular completos.

Para llegar al 60% hay que actuar con una antelación de 15 días, que es lo más prudente porque se trata del máximo descuento y encima tendremos más posibilidades de elección. Esa es la tarifa web y pude estar disponible a la vez que cualquiera de las otras dos en caso de que el tren vaya flojo de ocupación.

He observado que cualquiera de estas tarifas es una buena oportunidad para subir de categoría por muy pocos euros de más. El viajero acostumbrado a la segunda clase tiene la opción de acomodarse en preferente a cambio de un pequeño incremento que resulta muy razonable cuando el recorrido es largo; lo mismo es aplicable al uso de una plaza de litera o bien al ascenso estelar hacia las cabinas dobles de los coches cama, que si bien son para compartir con desconocidos, muchas veces nos tocará ir solitos en plan VIP. Eso sí, en ciertos recorridos el avión puede salir más barato incluso con esas tarifas mencionadas. Cuantos más kilómetros tenga el viaje, menos a cuenta sale el ferrocarril por duración del trayecto y por precio, a no ser que el viaje nocturno nos convenga y evite el gasto de una noche de hotel en destino.

Renfe no permite reservas con más de dos meses de antelación y el mejor precio para un AVE entre Madrid y Barcelona no baja de los 43 euros ( o 50 generalmente ) cuando un TGV París-Niza se queda en los 25 euros. Desgraciadamente estamos asistiendo a la implantación de una alta velocidad elitista y a la expulsión de las clases humildes en ciertos itinerarios, que se tienen que ir al bus o al avión pero que no siempre pueden acceder a volar si viven en Zaragoza o Lleida.

La asignatura pendiente de Renfe es mejorar el servicio en sus trenes nocturnos, que no tienen porqué ser Talgos de camas, basta con buenos coches convencionales en excelente estado de revista. Está haciendo falta una red de expresos que una la península de norte a sur, con enlaces ahora inexistentes como Barcelona-Lisboa, Gijón-Cádiz, Bilbao-Sevilla o Santander-Murcia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Desde luego el enfoque comercial de renfe no goza de mucho sentido, menos aún por parte de quien se lo permite. En primer lugar, el coste por plaza disponible de mover un tren de alta velocidad entre Madrid y Barcelona estoy seguro de que es igual o inferior al mismo respecto al avión; la clave reside en que por el aire compiten varias operadoras. En segundo lugar, la red tanto convencional como de alta velocidad la pagamos todos con nuestros impuestos. En tercer lugar, se trata de un transporte público de propiedad pública. Por tanto, sumando los tres argumentos: billete sencillo AVE Madrid-Barcelona a 25 Euros ya!