viernes, 26 de junio de 2009

¿ALTA VELOCIDAD FERRROVIARIA EN ASTURIAS?


Crece la incertidumbre sobre los futuros servicios ferroviarios de alta velocidad en la nueva línea que unirá al Principado con la Meseta. Desde La Robla (León) hasta Pola de Lena (Asturias) se está ejecutando la famosa variante de Pajares que sustituirá un trazado de finales del siglo XIX por un túnel que permitirá adaptarse a los tiempos actuales. La longitud del túnel principal es de 25 km y habrá unos cuantos más.

Ahora mismo los trenes que circulan entre Asturias y León lo hacen por uno de los itinerarios de vía ancha más brutales del mundo, con 79 túneles en 83 km y curvas tan cerradas que limitan enormemente la velocidad. Desde Oviedo a León cuesta mucho bajar de las dos horas por tren y por carretera el viaje se queda en hora y media o menos.

La variante simplifica el recorrido quitándole 33 km y haciéndolo transitable a altas velocidades.
Ahora hay dos problemas gordos y complicados de resolver. Por una parte no se sabe qué ancho de vía se utilizará en la variante y por otro lado nadie se pone de acuerdo sobre cómo hacer que el tren corra por Asturias más de lo que ahora puede.

El uso del ancho internacional impediría el tránsito de trenes de mercancías y obligaría a mantener abierto el trazado actual para ese servicio. La utilización de ancho ibérico dejaría fuera de Asturias al AVE convencional y sólo se usarían trenes con cambio de ancho, con limitaciones en las líneas de alta velocidad.

Desde Pola de Lena a Gijón la línea no está para correr precisamente, con un intenso tráfico de trenes de cercanías y mercancías. Construir un trazado nuevo entre Mieres y Gijón pasando por Oviedo es complicadísimo porque prácticamente no hay espacio y encima las paradas impedirían que se alcanzasen velocidades que compensaran la inversión. Se ha hablado de que el AVE podría no parar en Oviedo pero parece ridículo que para viajar al sur haya que ir a coge el tren al norte como si fuéramos al aeropuerto y si hay estaciones AVE en Ciudad Real y Puertollano, lo normal sería que pasara por Oviedo.

De momento todo es incertidumbre y me temo que en Asturias no habrá alta velocidad ferroviaria por las limitaciones que imponen la orografía y también por la alta concentración de población en la zona central. La compatibilidad entre mercancías y viajeros es otro problema importante.

Y en cuanto al AVE de la costa cantábrica, parece claro que la población no necesita un tren que pase pero no ofrezca servicio a las villas.

Se agradecerán los comentarios de los lectores sobre este artículo.

3 comentarios:

Francisco CD dijo...

Es una situación bastante compleja, toda la razón. Personalmente opino que habría que optar por el ancho UIC, más que nada porque tarde o temprano tendremos que convertir toda la red.

Ahora bien, sin material móvil para mercancías, puede ser precipitado. Podría ser interesante mantener el ancho ibérico ahora y aprovechar posteriormente la plataforma para cambia a UIC.

Francisco Miranda dijo...

Lo de convertir toda la red no es necesario, aunque nuestra vía ancha es demasiado ancha, valga la redundancia.

Lo que me temo que se hará con el ancho nacional es exterminarlo excepto en cercanías y mercancías o líneas de bajo tráfico.

La solución está complicada, como bien dices.

Toni dijo...

Lo que tengo claro es que el AVE lo tendremos alrededor del 2035. Con suerte.