lunes, 24 de agosto de 2009

PRECIOSAS CARRETERAS EN ESTADO LAMENTABLE


Recientemente hice un viaje por algunas de las carreteras más panorámicas de Asturias, Cantabria, León y Palencia. La experiencia me ha obligado a escribir este post en el que se analiza la situación actual de algunas de ellas.

La que sale en la foto es la que comunica Infiesto con Campo de Caso (Asturias) a través de la Collada de Arnicio. El estado del firme es pésimo y la vía ya ha agotado su vida útil, con sucesivos repegones, blandones, baches, firme desnivelado, abombamientos, gravilla suelta y todo lo peor que se pueda encontrar en una carretera. Felizmente ya está aprobada la mejora y en unos años tendremos una ruta en condiciones para acceder al Parque Natural de Redes. Ahora mismo no es nada recomendable transitar por ella y mucho menos en casos de lluvia. Compensa de momento utilizar el acceso a través del Valle del Nalón por Pola de Laviana incluso si el viajero procede de la zona oriental de Asturias. Mientras duren las obras, que no serán cortas, la carretera estará todavía peor que ahora así que nos pasaremos unos años hasta que vuelva a ser un acceso en condiciones. Esperemos que quede igual de bien que la que une Piloña con Villaviciosa y que ha mejorado muchísimo las comunicaciones de la comarca.

Una vez en Campo de Caso, famoso por sus numerosos "casinos", que es así como se conoce a sus habitantes, uno se incorpora a la carretera del Puerto de Tarna, la AS-17, que si bien hacia Langreo es excelente, en dirección a León está fatal y no cumple con las expectativas de quien usa una vía interprovincial con muchos pueblos a lo largo del camino. Desgraciadamente aquí la obra parece que va para largo y durante unos cuantos años no veremos mejoras. Es una pena porque el tramo se hace muy lento y pesado por el mal estado del asfalto.

La sorpresa grata la tenemos en la provincia de León, donde la carretera autonómica CL-635 nos sorprende con una vía recién reparada y ampliada, que encima incluye variantes que rodean varios pueblos; lo único malo es que hay un par de ellos con una travesía tortuosa y sin reparar. Desde ahí se llega a Riaño enlazando con la N-625 sin que los amortiguadores sufran y a velocidades aceptables.

La carretera que une Riaño con Guardo a través de Boca de Huérgano cumple sobradamente con lo que se espera de ella y tiene como único lunar un desprendimiento que obliga a ceder el paso en una curva; esperemos que acaben reparándolo..

La ruta de los embalses desde Velilla del Río Carrión hasta Cervera de Pisuerga ya acusa el paso del tiempo y las velocidades recomendadas van desde los 40 a los 60 km/h. El trazado es el típico de las zonas de pantanos, como ocurre en el de Yesa. Hace falta una renovación del firme porque ya no da para más. Ojo porque según nos acercamos a Cervera hay muchísimo ganado por la carretera y aunque de día no hay problema, de noche puede ser grave si aceleramos en las rectas y nos encontrámos bóvidos de media tonelada o caballos negros indetectables.

Otro suspenso es para las vías que unen Cervera de Pisuerga con Potes. Ya las salidas de Cervera hacia Aguilar y Potes son lamentables, con puentes estrechísimos y luego el trazado autonómico hacia Cantabria por Piedras Luengas se encuentra muy poco presentable para los tiempos que corren. La cosa no mejora en la bajada del puerto hasta Potes y se va estropeando aún más según nos acercamos a la capital de la Liébana, puesto que abundan los núcleos habitados que generan mucho tráfico. Cantabria ha prometido ponerse manos a la obra y la cosa corre prisa ya, puesto que se trata de una ruta muy frecuentada y por cierto de las carreteras españolas con mejores vistas. En cuanto al Desfiladero de la Hermida habría que hacer algo; a mi me encanta cuando hay poco tráfico pero hace falta un acceso a Panes que reduzca a la mitad el tiempo de viaje y las penurias.

Finalmente regreso a casa por la AS-114 que une Panes con Cangas de Onís. Ojalá todas las carreteras de la zona recorrida estuvieran así. Se trata de una vía perfectamente ejecutada y adaptada al entorno. Sólo queda resolver la travesía de Arenas de Cabrales, que resulta peligrosa para los peatones y está como la conocí cuando me crié allí en los 70.
Casi me olvido de mencionar que la señalización urbana en Cervera de Pisuerga es manifiestamente mejorable porque te obliga a circular a bulto y sin rumbo.

2 comentarios:

Destroy dijo...

Se nota que no has pasado por toda asturias. Yo fui desde mi ciudad, Aviles, hasta Covadonga y tome un desvio, que me llevo hasta el mirador el Fitu. Pues bien la carretera con mas curvas que una modelo y en mitad de dicha carretera vacas. Asi que no se yo que es peor si una carretera mal como tu dices o como yo digo

Francisco Miranda dijo...

Amigo mío, por supuesto que he pasado por muchas carreteras asturianas y el Fitu es de mis favoritas.

Naturalmente que es peor una carretera como yo digo que la que une Colunga con Arriondas. El trazado es sinuoso pero el firme se encuentra en excelente estado y la presencia de ganado es normal en las carreteras de montaña, como ocurre en Palombera como caso más exagerado.

Las carreteras sobre las que he escrito tienen un firme penoso y un trazado criminal además de contar con la presencia de ganado suelto.

Supongo que lo de ir a Covadonga por ahí fue una decisión personal porque la ruta más corta es por Lieres y normalmente se tarda una hora.

Casi me hace gracia que me comentes lo del Fitu como un descubrimiento personal. Lo que nos sobran son carreteras como esa en Asturias y pocos asturianos se sorprenden de ello.

El artículo trata sobre el estado del firme y el mantenimiento, junto con la seguridad de la vía.

Si el Fitu te pareció complicado, date una vuelta por los Beyos.