jueves, 27 de mayo de 2010

POR LA REAPERTURA DE FERROCARRILES CLAUSURADOS


La imagen corresponde a la estación de ferrocarril de La Esperanza en Valladolid, punto de nacimiento de la línea que unía a esta ciudad con Zaragoza a través de Aranda de Duero y Ariza.

Han pasado 25 años desde el cierre de la línea y de vez en cuando se oyen cantos de sirena que proponen su reapertura con fines turísticos. Grave error. Lo que hay que hacer es reabrir la línea para todo lo que haga falta y no sólo para dar paseos hacia las bodegas en trenes como los que propuso FEVE en su día.

Estuve visitando la antigua estación de Quintanilla de Arriba, cerca de Peñafiel y me sorprendió el excelente trazado de la línea y también me extrañó que la caja se conserve mejor de lo que podía suponer. Una renovación con traviesas de hormigón y carriles actualizados dejaría una línea en vía única bastante aprovechable. En un principio se podría unir a la capital pucelana con Tudela de Duero con trenes de cercanías para posteriormente extender el servicio hacia Peñafiel. Lo complicado sería resolver el tema de los pasos a nivel.

En 1985 el Ter hacía la ruta entre Valladolid y Peñafiel en una hora, a una media de 60 km/h, que no estaba nada mal teniendo en cuenta que no hacía paradas y que la vía estaba hecha un desastre. Hoy en día un TRD lo haría cómodamente en media hora.

Desgraciadamente la Junta de Castilla y León no se ha lucido nunca con los temas ferroviarios y la ruta Zamora-Salamanca sigue cerrada, mientras que el Ponferrada-Villablino continúa sin servicio de viajeros y la ruta desde Salamanca a la Fregeneda sigue esperando su tren turístico. Menos mal que en su momento se consiguió la reapertura de la línea de La Robla desde Guardo hasta Balmaseda.

Este blog es contrario al desmantelamiento de las líneas para su reconversión en vías verdes. No hace falta destruir patrimonio para crear rutas de paseo.
Mi apoyo desde aquí a todos los que luchan por la rehabilitación de la línea Valladolid-Ariza para su reconversión a la velocidad alta. Otro ferrocarril es posible.

2 comentarios:

louriÑa on dijo...

El problema aquí es uno: la ordenación del sector ferroviario. Una sola empresa pública que abarca todo, aún no queriendo o no pudiendo hacerlo.

Es preciso que se abra el mercado a nuevos operadores (públicos o privados) y se descentralice la regulación de los servicios en aquellos corredores de interés regional/cercanías hacia las comunidades autónomas.

Y basta que Adiff se haga responsable en la recuperación de tramos que puedan volver a ser explotados en el futuro por esos nuevos operadores.

R. R.71 dijo...

Comparto con vosotros lo dicho, os dejo un video sobre las vías férreas clausuradas en cataluña
https://www.youtube.com/watch?v=cB33gKoYf8E