viernes, 23 de septiembre de 2011

NUEVO EXPERIMENTO DE FEVE. EL TRANVÍA DE HIDRÓGENO.

En los años 80 Feve se pulió casi medio millardo de pesetas de la época, o sea, 500 millones de pelas en un proyecto denominado Eurotren Monoviga, que se quedó en agua de borrajas. Ahora mismo hablas de tres millones de euros y parecen poca cosa pero entonces aquello fue más bien tirar el dinero. Esperemos que ahora la cosa no sea igual que entonces.

Por lo visto Feve anuncia que en 2012 entrará en servicio el vehículo. Ahora bien, la reducida velocidad del prototipo no es para tirar cohetes. Una cosa es ir despacio y otra a velocidad de jubilado en bicicleta, ya que está previsto circular entre 15 y 20 km/h, digamos que de modo experimental. Supongo que en algún momento se podría incrementar a los 50 km/h, lo ideal para tramos cortos y de muy baja demanda.

Lo único que me gusta de este tren es que probablemente circule cerca de mi casa, entre las poblaciones de Llovio y Ribadesella Puerto, en un ramal cerrado a las líneas regulares y que generalmente solo se usa una vez al año, para el tren especial del descenso internacional del Sella. Toda vez que la distancia no llega a los dos kilómetros, el viaje se haría en unos siete minutos; solo faltaría que se le permitiera la entrada a la villa de Ribadesella y circulara por ella.

Lo que no entiendo muy bien es que la investigación ferroviaria no ande a la par de la que se desarrolla en el sector del automóvil. Honda ya vende en California el coche FCX Clarity, que funciona con hidrógeno y tiene una autonomía de casi 500 km con una potencia de 136 caballos y una velocidad máxima de 160 km/h. Lo malo del tema es que el hidrógeno tampoco sale barato y la mayor ventaja radica en que no contamina, aunque seguro que los ecologistas acaban metiéndose con este sistema tarde o temprano con alguna excusa.

En el caso de Ribadesella los beneficiados serían los viajeros de los trenes regulares a los que la estación de la villa les queda lejos del casco urbano e irían a parar al cogollo de la población previo transbordo en Llovio, en un vehículo de estética anticuada y asientos de nulo confort, ya que la tradición de Feve es reciclar todo el material y el tranvía ya tiene muchos años de historia, puesto que se ha pasado media vida en Valencia y otra media en Bruselas, siendo denominado aquí como "Fabiolo".

Por cierto que en Feve también anuncian un prototipo que funcione con energía solar y que se desarrollaría en León. Ojalá que estas investigaciones sirvan para algo y en el futuro los trenes puedan circular sin contaminar.

No hay comentarios: