lunes, 3 de septiembre de 2012

C-25. LA GRAN AUTOVÍA TRANSVERSAL CATALANA ENTRARÁ EN SERVICIO EN JULIO DE 2013

En un principio se pensó como carretera de tipo vía rápida y así estuvo funcionando varios años la C-25, entre Cervera y Gerona. Se trata de una ruta que une la autopista A-2 con la AP-7 sin pasar por Barcelona ni por sus inmediaciones. Ahora mismo los 150 km del recorrido se encuentran en obras para desdoblamiento del trazado y únicamente se dispone del formato de autovía en algunas circunvalaciones. La obra quedará disponible para los conductores en julio de 2013 y ahora mismo no se puede adelantar en toda la extensión de la carretera. Recomiendo encarecidamente no usarla a no ser que sea imprescindible. El recorrido es de lo más panorámico en buena parte del kilometraje, pasando más bien lejos de los núcleos de población, exceptuando los casos de Manresa y Vic.

La C-25 como autovía descongestionará la saturada A-2, en la que se podría ir saltando de camión en camión sin tocar el suelo desde Lérida hasta Barcelona. Una ventaja de la A-2 sobre otras autovías es que hay muchos servicios para los conductores. En la C-25 sí que escasearán las opciones para ir al servicio, tomar algo o repostar combustible.

En la actualidad los tramos más cercanos a Gerona son un calvario para los conductores, con señalización de obra, cambios frecuentes de carril y numerosas reducciones de velocidad. Mejor esperar hasta Julio de 2013. Menos mal que será gratis...

domingo, 2 de septiembre de 2012

EN BUS DESDE PARIS A LONDRES, BRUSELAS Y AMSTERDAM (CON LOS FERROCARRILES FRANCESES)

Los ferrocarriles franceses, más conocidos como SNCF, presentan su nuevo servicio de transporte en autobús, toda una novedad. En Francia no existe transporte de viajeros por carretera en líneas explotadas por el ferrocarril, que opera en régimen de monopolio y únicamente sufre la competencia del avión en trayectos dentro del país. La otra opción es el coche. El bus sólo se usa como complemento del servicio ferroviario.

Es curioso que una empresa ferroviaria ofrezca un servicio de autobús que no compite con sus trenes más que en el precio, ya que los viajes son significativamente más largos en bus que en tren; aquí el reclamo es el precio, que no será variable como en aerolíneas de bajo coste sino fijo y con ligeras oscilaciones.

La SNCF cuenta con una flota de buses bien equipados, que incorporan enchufes y wifi para los viajeros, los cuales deberán identificarse obligatoriamente con documento de identidad. Los tiempos de viaje no son atractivos pero se viaja de centro a centro y como ejemplo la duración de un viaje entre París y Londres pasa de las ocho horas, casi el triple que en tren pero a mejor precio. Por cierto que el viaje de París a Londres pasa el canal de la Mancha en tren y no en barco, haciendo la ruta por Lille, paso obligado también para Bruselas y Amsterdam.

La web para reservas la tenemos en http://www.idbus.com, que es todo un prodigio de claridad en inglés y francés, aunque se les haya olvidado poner una foto de uno de los autobuses que hacen las rutas. Ojo porque hay ofertas promocionales a 5 libras esterlinas el trayecto. Hay que tener en cuenta que se puede llevar una maleta en el maletero y otra en el bus, pero se paga por equipaje suplementario. No hay manera de saber si existen paradas en ruta para tomar algo. Se garantizan conductores bilingûes en todos los viajes. Tampoco queda claro si los buses llevan WC pero parece que no.

Por lo visto pronto habrá servicios de este tipo también en Alemania. Lo ideal sería que se pudiera viajar en tren aprovechando las líneas de alta velocidad, pero los trenes son escasos y la infraestructura no permite viajar con las composiciones de máquina y coches que permitirían llevar a mil personas de un solo viaje.