lunes, 12 de agosto de 2013

DESDE ASTURIAS, CANTABRIA Y PAÍS VASCO A CATALUÑA CON EL MÍNIMO DE PEAJES Y EL MÁXIMO DE AUTOVÍA.

Un viajero que utilice las autopistas de peaje entre Bilbao y Barcelona gastará tanto en peajes que le compensará cualquier otro medio de transporte si viaja solo.

Desde Bilbao a Zaragoza ya son 30 euros los que hay que desembolsar y las nacionales alargan el viaje en exceso.

Para este tipo de viajes podemos usar los tramos construidos de la autovía del Pirineo, que aún no está ni mucho menos completa ni se espera que lo esté en los próximos años. Una vez acabada reduciría el recorrido en 80 kilómetros desde Bilbao a Lleida. Lo ideal es pagar peaje únicamente desde Bilbao a Vitoria y a partir de ahí seguir por autovía hacia Pamplona. Unos kilómetros antes de Pamplona hay un tramo de pago corto y cuya alternativa no es especialmente lenta. Circunvalando Pamplona tenemos una zona comercial en Noaín con gasolinera Leclerc y un McDonalds. A partir de ahí sigue la autovía en dirección Huesca y se termina en las proximidades del pantano de Yesa para volver a retomarse durante unos pocos kilómetros. Luego decidiremos si seguir hacia Huesca por Jaca o por Ayerbe. Por Jaca la carretera es mejor y por Ayerbe más corta. Por Jaca cogeremos algún tramo de autovía y por Ayerbe no. La circunvalación de Huesca se hace con carretera nacional y hay bastantes radares. A partir de aquí todo es soplar y hacer botellas, porque la autovía Huesca-Lleida es de última generación y lo menos bueno es el enlace con la A-2 en Lleida, que nos plantará en Barcelona sin peajes o incluso en Gerona por la nueva autovía gratuita C-25.

Los viajeros procedentes de San Sebastián gastan menos todavía porque pueden circular gratis hacia Pamplona.

La ruta tiene la evidente ventaja de que se gastan solo seis euros en peajes y el inconveniente de que hay un tramo de nacional bastante cutre, estrecho y con fuerte tráfico, donde los adelantamientos son muy complicados. Eso sí, las vistas del embalse de Yesa son impagables y si no se mejora la nacional actual es porque quedará sumergida con la ampliación del embalse. Por eso hay un tramo muy considerable sin pueblos ni servicios de ninguna clase. Si tienes un poco de tiempo puedes visitar Leyre, Javier y Sangüesa. Por cierto que desde Sabiñánigo a Huesca la ruta es muy desértica y despoblada. El que decida ir por Ayerbe encontrará en ese pueblo una excelente panadería-confitería que funcionaría mejor con más camareros, pero que es de lo mejorcito del territorio nacional.

Obviamente los catalanes pueden usar la misma ruta para viajar hacia Asturias, Cantabria y País Vasco, que parece que solo veo las cosas desde mi casa. Entre lo que se ahorra de ida y vuelta por peajes, da para una noche de hotel con comidas y cenas, con un viaje que se alarga unos 90 minutos más por la bajada de velocidad.

El día que esté acabada toda la autovía bajarán los precios de la AP-68 con toda seguridad.

1 comentario:

Toni dijo...

Si alguien hace la ruta muy a menudo es posible que le valga pero en mi caso sería una vez cada varios años y para eso me quedo con la autopista de peaje.