lunes, 5 de agosto de 2013

CERVERA DE PISUERGA SE MERECE UNA CIRCUNVALACIÓN DIGNA Y NO PUENTES ESTRECHOS.

Muchos españoles fallecerán sin haber visitado Cervera de Pisuerga y mientras tanto otros pasarán casi el 100% de su vida allí. Otros estarán de ruta y se verán obligados a utilizar unas infraestructuras viarias nada acordes con los tiempos que corren. Los residentes tampoco se ven beneficiados precisamente con la coyuntura actual. El viajero que procede de los Picos de Europa tiene que entrar a la población por un puente muy estrecho en el que no se cruzan dos coches y donde la prioridad de paso se regula sobre la marcha. No es precisamente una buena tarjeta de presentación. Mucho menos cómo aún es que la salida hacia Aguilar de Campoo se realice también con un puente de las mismas características, lo cual convierte a la villa palentina en un embudo para el tráfico, que sin ser muy numeroso, genera complicaciones. Menos mal que la salida hacia Guardo reúne mejores condiciones.

Cervera es una villa que da una pésima imagen al viajero por contar con unos accesos tan fuera de lugar y de tiempo. Por lo visto existe un proyecto de variante pero de momento no se vislumbra su construcción. Cervera está en la ruta de Madrid a Potes, lo que la convierte en una interesante etapa de viaje para aprovisionamiento o restauración. Incluso cuenta con un Parador en las inmediaciones y bastantes atractivos turísticos desaprovechados por falta de información al viajero.

Va siendo hora de que Cervera deje de obsequiar a los conductores con sorpresas desagradables e infraestructuras de hace dos siglos.

No hay comentarios: