domingo, 17 de noviembre de 2013

DE BURGOS A SANTANDER Y VICEVERSA POR EL PUERTO DEL ESCUDO.

Hace treinta años era lo que había y a nadie se le ocurría nada mejor para acercar a Cantabria con Burgos. Ahora mismo el tráfico se ha desviado masivamente por la autovía A-67 y desde Aguilar de Campoo existe la opción de seguir por autopista hasta Osorno para enlazar con la autovía que viene de León, o bien tomar la N-627.  Por el Escudo el tráfico que queda es absolutamente residual y la carretera se convierte en una ruta casi privada para automovilistas que huyan de la monotonía de las autopistas. Lo bueno del asunto es algo casi inverosímil, tanto como que la duración del viaje para un turismo es la misma entre las dos capitales provinciales, elijamos la ruta que nos de la gana. Sí, da gusto subir Pozazal por autopista y llegar a Reinosa en un paseo, pero una vez coronado el Escudo, la distancia a Burgos es mucho menor y en menos de dos horas se hace el viaje sin complicaciones. La carretera tiene buen trazado y asfalto en excelente estado.

La subida desde Cantabria es cuando menos curiosa. La ruta discurre con leves subidas y valles muy poblados, bien equipados para el viajero. El ascenso al puerto se hace sin carriles para vehículos lentos y en un santiamén, aunque todavía quedan Carrales y Páramo de Masa como elevaciones de consideración. Lo llamativo del recorrido es que numerosos establecimientos hoteleros que vivían de la ruta han cerrado sus puertas y cuesta encontrar dónde tomar un café. La parte burgalesa del recorrido está muy poco poblada.

Para los viajeros que simplemente quieran llegar desde un punto A a un punto B con el mínimo de complicaciones, mejor la autopista, que da un pequeño rodeo pero también pasa por parajes preciosos y garantiza mayor seguridad. Los que quieran disfrutar de todo un espectáculo y encima no perder tiempo, pueden viajar por el Escudo. Viniendo de Burgos, hay un tramo de autovía común y luego podemos decidirnos. Tráfico hay muy poquito e incluso parece como si estuviera prohibido circular por allí; la intensidad media diaria debe ser ridícula. Cuando había que circular por allí por narices el viaje era un calvario; ahora mismo es una gozada para amantes de la conducción. Ojo, mejor no hacer el viaje con mal tiempo, aunque en una noche despejada y con luna llena la cosa debe molar bastante. Por cierto que se ahorran unos 3 litros de combustible en el viaje. Eso sí, cansa un pelín más.

También podría adornar el post con imágenes de la ruta pero esto no es periodismo de pago y no puedo echar cinco horas en el viaje con paradas cada vez que hay algo chulo. Fíese de mi y haga el viaje. Si no le gusta, déjelo claro en los comentarios, que para eso están.  Casi se me olvida mencionar que el Escudo también sirve para ir desde Cantabria a la Rioja sin pasar por Euskadi y por lo tanto sin pagar los peajes de la A-68, gracias a la mítica N-232, algo así como la Santander-Mediterráneo de las carreteras; en ese caso tardas casi una hora más pero ahorras 16 euros del ala.

Con muy poca inversión en esta nacional se podrían conseguir tiempos de recorrido muy competitivos, aunque me temo que eso atraería más tráfico que acabaría por reducir las ventajas. Personalmente tengo la intuición de que pronto sucederá algo que devolverá el tráfico a esta carretera, pero no me atrevo a insinuar nada.