miércoles, 17 de diciembre de 2008

LO QUE SOBRA EN PORTUGAL LO QUIEREN LOS ARGENTINOS.

Hubo un tiempo en el que los argentinos amarraban los perros con longaniza y encima cambiaban la correa varias veces al día. Lo sé bien porque mi familia paterna emigró a Buenos Aires a mediados del siglo pasado y allí se les acabó el hambre que aquí habían pasado durante la posguerra. Luego hubo gobiernos que se se encargaron cuidadosamente de hundir el país y aunque las cosas van mejorando, en cuestión de ferrocarriles la cosa se puso muy fea, tanto como para que cualquier cosa valga, dada la problemática actual; muchas empresas tienen que suspender servicios por falta de máquinas de tracción.

Así las cosas los argentinos han comprado un enorme lote de material ferroviario portugués en el mercado de segunda mano. Se han llevado cosas bastante buenas y entre ellas están los automotores Nohab, de origen sueco y equipados con un motor Scania. Esas unidades autopropulsadas no son precisamente de alta velocidad pero en líneas con buen perfil alcanzan cómodamente los 100 por hora y encima tienen una fiabilidad a prueba de bomba a pesar de los años que llevan funcionando.

Veamos primero un video sobre los Nohab durante su experiencia portuguesa.



Este material en España se consideraría de museo pero en Argentina les quedan muchos kilómetros. Aquí vemos a las Nohab en su nueva vida al otro lado del Atlántico.



Lo curioso es que mientras estos trenes debutaban en un Portugal atrasadísimo Argentina era una fiesta y ahora se invierten las tornas. Ojalá que Argentina vaya saliendo de su penosa situación en lo que a ferrocarril se refiere.

1 comentario:

Toni dijo...

No pasa esto sólo con el material ferroviario y Argentina.
Hace unos años Telefónica vendió muchos equipos de segunda mano para varios países de suramérica. Negocio redondo.