viernes, 29 de julio de 2011

LOS ALEMANES Y SUS SEMÁFOROS

Una interesante peculiaridad alemana es la pasión por regular todos los cruces imaginables con semáforos, no solo los urbanos. El país está lleno de ellos y deben ser bastante inteligentes porque facilitan un tráfico muy fluido incluso en grandes ciudades. Una ventaja de los semáforos alemanes es que te avisan mediante el apagado lento del color rojo y el encedido a la misma velocidad del amarillo para informarte que brevísimamente exhibirán el verde que nos dará vía libre. Hay que andar con agilidad en estos casos porque muchos conductores pitan en cuando pasan unos nanosegundos y no has iniciado la marcha.

Hay que tener mucho ojo en los giros a la derecha porque incluso con luz verde puede que las bicicletas tengan prioridad y más vale fijarse bien.

A los alemanes les encantan los giros a la izquierda y allí no triunfan las rotondas, aunque ya se empiezan a ver muchas en zonas rurales y no tantas en las ciudades, donde la circulación de tranvías complica un poco las reformas radicales.

Después de una semana de viaje por tierras alemanas me he dado cuenta de que en numerosos cruces fuera de ciudad se recurre a los semáforos sobre todo para evitar la construcción de pasos inferiores y superiores, extremadamente escasos. Generalmente hay muy pocas calles de sentido único y casi nunca he visto prohibiciones de girar a la izquierda.

Hay que andar con ojo porque en Alemania se accede a las gasolineras por donde cuadra y al entrar en una te puedes topar con gente saliendo de ella. Incluso en una gasolinera de autopista he visto conductores que pasaron de largo de los surtidores de combustible para ir la cafetería y luego regresar a ellos en dirección contraria, cosa impensable en cualquier país civilizado.

Felizmente el sistema les funciona bien aunque joroba un poco estar a la una de la mañana en una carretera solitaria esperando a que el semáforo se ponga en verde para girar a la izquierda. También he de comentar que invertir el sentido de la marcha no siempre es sencillo y hay que dar vueltas por bocacalles. En carreteras de poco tráfico se indican las salidas a la izquierda sin colocar señales de ceda el paso ni de stop, símplemente con una flecha.

No hay comentarios: