miércoles, 16 de mayo de 2007

SUPRA, LA CLASE BUSINESS DE LOS AUTOBUSES

Hoy en día los tiempos avanzan que es una barbaridad. Mientras no hace tanto se iba a Londres en autobús pagando cinco veces más que hoy en avión y tardando cuarenta veces más, ahora mismo los buses dejan de hacer recorridos interminables y se dedican a trayectos más bien cortos pero mejorando sus comodidades, en busca del cliente que está dispuesto a pagar algo más por un buen servicio.


La empresa ALSA lleva ya años operando un servicio supra entre Madrid y Asturias que ahora se comienza a extender por el territorio peninsular. La diferencia con un autocar de turismo convencional radica en un confort refinado y un cátering muy cuidado. Se pagan unos cuantos euros extra pero se recibe un trato de business class.


Este autocar es un Setra, el Rolls Royce de los autocares.
Estas son algunas de las zarandajas que adornan el viaje en un Supra.

37 exclusivas plazas en filas de 1 a 2 asientos, con lo que puedes elegir ir sin nadie al lado en un bus de doce metros. Doble espacio entre asientos, para dormir como un campeón. Catering deliciosamente elaborado, de modo que llegas comido o cenado, hasta con copa. 10 pantallas de TV para no pillar tortícolis. Cómodas butacas de piel reclinables hasta el éxtasis. Doy fé. Sala Vip en varias estaciones con priva gratis. Viajes sin paradas hasta el punto de destino, nada de entrar y salir a los pueblos, desde el centro de Madrid hasta el centro de Oviedo, sin pillar taxis ni nada. Prensa diaria y revistas para enterarse de todo y hacer sudokus o crucigramas.Conexión Individual de 220W en cada butaca para que no se acabe la batería del portátil o recargar el puñetero móvil. Cuatro canales de audio/vídeo para entretenerse. Las azafatas no te abanican pero casi.

Con todas estas fruslerías es comprensible que muchos asturianos pudientes opten por el bus antes que por el avión para sus viajes a Madrid, siendo tratados como señores y no como ganado y sin tener que desplazarse al aeropuerto. Sobre todo a la gente mayor le encanta la comodidad de ir andando a la estación de autobuses en vez de plantarse en el aeropuerto dos horas antes por si acaso. Todo ello sin mostrar el DNI a la Guardia Civil y pudiendo llevar todos los líquidos que te de la gana como equipaje de mano, no como en el avión.

Alsa también tiene otros servicios similares, el Class, como el Supra pero sin cátering o el Eurobús, que tiene sus detallitos. El servicio normal y corriente es bueno, muy bueno.Para sáber más, pulsamos en el logo.


Ideal para un viaje VIP de fin de semana.

TRENES DE ALTURA EN GERONA


Siempre me llamó la atención el ferrocarril de cremallera del valle de Nuria, en Gerona. Hace unos años, en un desplazamiento entre Andorra y Barcelona por la collada de Tossas aproveché para parar el Ribes de Fresser y hacer el fantástico viaje de ida y vuelta en el tren que asciende al santuario de Nuria, donde también hay una estación de esquí. Lo peculiar de este tren es que es el único medio de transporte que da acceso a Nuria, ya que no hay carretera.El tren pertenece a la empresa pública FGC (Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya) y es de vía métrica.

Al principio el tren sube con tracción normal y después incorpora la cremallera en las mayores rampas. Son 12 km en los que se ascienden 1000 metros en 40 minutos, llegando casi a los 2000 metros de altitud. El paisaje es bestial, una gozada. Creo que la foto es bastante explicativa. Disfrutar de un entretenidísimo viaje cuesta menos de 16 euros ida y vuelta, lo que se puede calificar de muy barato si lo comparamos con lo que nos costaría en cualquier otro país europeo. La ruta no tiene nada que envidiar a los grandes ferrocarriles suizos de alta montaña. Una vez arriba hay paisaje sorprendentes, con lago y todo.

Desde Barcelona se puede ir en Renfe hasta Ribes de Fresser. En coche desde la costa Brava no queda lejos y es una excursión de las mejores de la península. Para sacar fotos y no parar. Más información haciendo click en el logo. Por mi parte, tengo ganas de repetir.

EL FERROCARRIL DE LOS DOCKLANDS EN LONDRES


La ciudad de Londres tiene un importante sistema de transporte público con tarifas muy poco populares. Como no queda más remedio que adaptarse a las circunstancias, los millones de turistas que visitan cada año la ciudad utilizan bonos válidos para todos los transportes urbanos, como metro, autobús y tren. Un ferrocarril poco conocido por los viajeros es el DLR, o sea, el Docklands Light Railway, un metro ligero que tiene algunas características peculiares, como funcionar sin conductor en sistema automático (aunque es posible pilotar los trenes) y circular casi siempre por encima del nivel de las calles, con rampas y pendientes muy acusadas y curvas complicadillas, lo que le da cierto aire de atracción de feria, sobre todo a la salida de la estación Bank. En este ferrocarril podemos viajar con los mismos bonos que se usan para el metro, recordando siempre que su recorrido abarca hasta la zona 3. Por lo menos, una excursioncita hasta Canary Wharf es recomendable. Parte del trayecto es un poco futurista y muy divertido si vamos con niños. Se puede tomar en Tower Hill, al lado de la torre de Londres y también en Bank. Llega incluso hasta la importante estación de Strattford. El mapa del metro de Londres está en este enlace.
Hay abundante información mediante Wikipedia al respecto en http://es.wikipedia.org/wiki/Docklands_Light_Railway