martes, 17 de marzo de 2009

¿NUEVOS? TRENES EN FEVE


Aunque parezca mentira la unidad que se ve en la imagen es una de las que FEVE denomina nuevas y en realidad no es más que una remodelación de material existente. Las mejoras radican en el incremento de velocidad y en la fiabilidad del material, además de la decoración exterior.

En FEVE llevan circulando a una velocidad máxima de 80 km/h desde tiempo inmemorial. En mis primeros viajes a bordo de los automotores MAN ya se practicaba y es en pleno tercer milenio cuando algunos trenes en ciertos itinerarios se atreven con los 100 km/h, nada que ver con los trenes de vía métrica de Japón o Australia, que ya tienen una cierta experiencia en el tema.

Lo malo es que el tren por dentro es el que era, es decir, una unidad típica de cercanías casi tipo metro, cuyo confort es muy escaso, equipada con asientos casi idénticos a los que se usan en algunos trenes de cercanías de RENFE; lo malo es que en Asturias, Cantabria y País Vasco hay muchas curvas y no es tan sencillo mantener el equilibrio incluso con el culo en el asiento. En caso de accidente la ausencia de cabeceros puede provocar graves lesiones a los viajeros. En su momento los asientos de cercanías permitían hasta dormir y ahora hay que procurar que no se nos borre la raja del trasero con tanta dureza. Obviamente el presidente de la empresa viaja poco o nada a bordo de sus trenes. Colocar las piernas es toda una hazaña para no clavar las rodillas al viajero de enfrente.

En las líneas de cercanías de FEVE los trenes que tienen programada la parada en un apeadero se detienen aunque no haya viajeros que suban o bajen, lo que puede ser agobiante e irritante cuando en un viaje de una hora haya media docena de paradas tontas perfectamente evitables, con un consumo innecesario de combustible. Bastaría con un botón de parada solicitada igual que el que llevan los autobuses urbanos desde hace muchas décadas. Ya hay trenes semidirectos, que se agradecen pero que no llegan muy lejos.

Otra cosa molesta para los habituados a las tradiciones es que numerosos trenes circulan sin interventor, ya que el control de billetes se efectúa a la entrada y a la salida. La presencia de los revisores aporta seguridad y desde siempre ha sido generadora de confianza en los pasajeros. Los viajeros que se suben en estaciones sin personal ni máquinas de ventan de billetes no abonan el pasaje si se bajan en otra parada de las mismas características, más que nada porque no pueden. Si llegan a una estación con máquinas han de adquirir el billete para salir; basta con pagar la tarifa mínima aunque se hayan recorrido varias zonas.

Una de las mayores injusticias en FEVE es la aplicación de las tarifas, que son relativamente favorables en cercanías pero poco competitivas en trayectos regionales con el mismo número de kilómetros. Si un pasajero que viaja entre Santander y Oviedo paga el billete regional le sale mucho más caro que si adquiere por separado Santander-Torrelavega (cercanías), Torrelavega-Infiesto (regional) e Infiesto-Oviedo (cercanías), incluso a bordo del mismo tren, cosa que es como para denunciar al Defensor del Pueblo. Este fenómeno ocurre también en Portugal, con el resultado de que los viajeros que se dirigen a Porto compran billetes regionales hasta la primera estación de cercanías, donde vuelven a adquirir uno de los trenes urbanos de Porto.

Aprovecho para comentar que la línea León-Bilbao sigue con un único tren diario cuyas plazas están demasiado solicitadas y convendría volver a los 80 con sus dos servicios al día. Los tiempos de viaje son los de entonces.
O sea que de unidades nuevas nada de nada, maquillaje sobre un material de principios de los ochenta.

viernes, 13 de marzo de 2009

LAS TRES TARIFAS CHOLLO DE RENFE

Menos mal que los de Renfe se han puesto las pilas y ya existen tarifas atractivas para ciertos recorridos y horarios en función de nuestras necesidades y posibilidades. No se llega a los precios tan rebajados como en los ferrocarriles franceses pero algo es algo.

El 40% de descuento lo podemos obtener con la tarifa estrella, reservando con una antelación de 7 días y curiosamente en muchos trenes el día anterior.

El 50% se pilla reservando con 24 o menos horas de antelación, lo que no resulta muy recomendable si se trata de viernes o domingos o de trenes muy demandados que suelen circular completos.

Para llegar al 60% hay que actuar con una antelación de 15 días, que es lo más prudente porque se trata del máximo descuento y encima tendremos más posibilidades de elección. Esa es la tarifa web y pude estar disponible a la vez que cualquiera de las otras dos en caso de que el tren vaya flojo de ocupación.

He observado que cualquiera de estas tarifas es una buena oportunidad para subir de categoría por muy pocos euros de más. El viajero acostumbrado a la segunda clase tiene la opción de acomodarse en preferente a cambio de un pequeño incremento que resulta muy razonable cuando el recorrido es largo; lo mismo es aplicable al uso de una plaza de litera o bien al ascenso estelar hacia las cabinas dobles de los coches cama, que si bien son para compartir con desconocidos, muchas veces nos tocará ir solitos en plan VIP. Eso sí, en ciertos recorridos el avión puede salir más barato incluso con esas tarifas mencionadas. Cuantos más kilómetros tenga el viaje, menos a cuenta sale el ferrocarril por duración del trayecto y por precio, a no ser que el viaje nocturno nos convenga y evite el gasto de una noche de hotel en destino.

Renfe no permite reservas con más de dos meses de antelación y el mejor precio para un AVE entre Madrid y Barcelona no baja de los 43 euros ( o 50 generalmente ) cuando un TGV París-Niza se queda en los 25 euros. Desgraciadamente estamos asistiendo a la implantación de una alta velocidad elitista y a la expulsión de las clases humildes en ciertos itinerarios, que se tienen que ir al bus o al avión pero que no siempre pueden acceder a volar si viven en Zaragoza o Lleida.

La asignatura pendiente de Renfe es mejorar el servicio en sus trenes nocturnos, que no tienen porqué ser Talgos de camas, basta con buenos coches convencionales en excelente estado de revista. Está haciendo falta una red de expresos que una la península de norte a sur, con enlaces ahora inexistentes como Barcelona-Lisboa, Gijón-Cádiz, Bilbao-Sevilla o Santander-Murcia.

martes, 10 de marzo de 2009

NUNCA LOS COCHES HAN ESTADO MEJOR DE PRECIO


El coche de la foto es un Opel Astra Energy que se vende a 13700 euros del ala en plan promocional. Los extras son abundantes e incluyen climatizador y ESP, además de faros antiniebla y MP3. Para flipar en colores. Hace ya casi tres años que pagué 300 euros más por un Astra Enjoy que no trae tantas cosas y encima se trataba de un kilómetro cero. No se trata de un coche muy cómodo pero anda que se mata. Por cierto que a los 60000 km tuve que reponer el alternador y la batería, con un coste de 600 euros que todavía me duelen en el alma y seguro que para otra vez compro Toyota, que tiene un año más de garantía y casi pongo la mano en el fuego por la casa.

Por 9500 euros ya tenemos un Toyota Yaris que si bien no es tan coche como el Astra nos ahorra cuatro mil euros que podemos dedicar a combustible o a otros caprichos.
Seat vende un León por menos de 14000 euros y Kia ofrece el nuevo modelo Soul por poco menos y con cinco años de garantía. A ver quien da más. Para los más sibaritas BMW tiene un modelo corto, el 116 por menos de 19000 euros y eso ya son palabras mayores en cuanto a distinción. Renault vende un Scenic por 12500 por si no nos convence alguna de las opciones anteriores.

Este post va dedicado a todos aquellos que conducen coches sin ABS ni airbags y que carecen de problemas económicos. Me parece recomendable sustituir vehículos ya amortizados y con notable kilometraje porque el ahorro puede ser nefasto en caso de accidente. Hoy en día hay unos pepinazos del quince en carretera y se salva más gente que nunca gracias a los sistemas de seguridad de los que carecen los coches de anteriores generaciones. Es el momento de renovar antiguos perolos que si bien dan un buen servicio pueden ser baratos ataudes si hay un castañazo. No utilizaré el argumento de la reducción de emisiones contaminantes ni la solidaridad para reactivar la economía. Símplemente se trata de animar a los que pueden a que renueven su coche y se pongan al día.